Fotos porno de mi Vecina tetona + vaginas

bizcocho

La vecina de enfrente me tiene caliente desde hace un par de años, tiene 28 años marido y dos hijos..por mi parte también estoy casado y con hijos. Entonces, dada las circunstancias, supuse que siempre sería sólo mi fantasía. Nos cruzábamos a menudo y yo siempre mucho respeto: ‘como está vecina?’ ‘¿su esposo bien…?’, nunca mucho más que eso. Sin embargo, una mañana de jueves en la que hacía muchísimo calor, me encontraba en mi casa de vacaciones, mi esposa en su trabajo y los niños en el colegio. Raro! La casa para mi sólo, estaba como perdido, no sé si les pasa…? Bueno, el tema es que deambulando por la casa buscando qué hacer, corrí la cortina de la ventana y …ahí estaba ella. Baldeaba la vereda de su casa. Tenia puesto un top verde que cuando se agachaba a fregar dejaba que sus enormes y redondas tetas se sarandeen y brillen al sol.

tetas

Debajo una pollerita color negra de tela muy liviana y solo ojotas en los pies. Cuando me daba la espalda podía ver el dibujo de la tanguita que enmarcaban sus glúteos de ensueño. Me olvide de todo… Mi verga comenzó a crecer sólo ante la vista. Distraidamente comencé a acariciarme la pija pero no dejaba de mirarla. Ella iba y venía, fregada y llenaba un balde y entonces….la providencia. .? Un golpe de aire azotó su puerta dejándola afuera. La vi ir y venir puteando y gesticulando. Era obvio que estaba sola en la casa y que se había dejado la llave adentro…entonces , les juro, solo pensé en ser solidario y salí a preguntar que había pasado (ya lo sabía perfectamente ,así que si, me hice un poco el boludo) ella me contó que se había quedado afuera sin llave. Le ofrecí usar el teléfono de mí casa para llamar a su marido par que traiga la llave Mujeres culonas.

bizcocho
-No, mi marido está de viaje y llega a la noche, tiene el número de un cerrajero? Preguntó ella.
-Claro! Venga que buscamos uno.
El cerrajero que llamamos sólo podía venir de 3 a 4 horas. Le ofrecí mate mientras esperábamos.
-No! Dijo ella, su esposa que va a pensar si se despierta y me encuentra acá, con ésta facha!
– No pasa nada! Estoy sólo Hasta la tarde, mi espos..

bizcocho
No termine de decir eso y ella que se adelanta y me manotea la verga! Fue una fracción de segundo segundo, tan rápido fue el movimiento
que me sorprendió! Di un paso involuntario para atrás y ella, felina, volvió a adelantarse y pasándome la lengua por el cuello mientras me acariciaba la verga y me increpó:
-Que te pasa!? Sólo te gusta mirarme a través de la ventana?
-no es qué. …! Intente decir.y ella

sólita en purpura para ti y tu paja
-Sshh! Pensas que me tenía que agachar tanto para baldear. ..? Jajaja! Me dí cuenta de inmediato y ….me calentó muchísimo Chicas culonas..
Me metió la mano en los cortos y me agarro la verga
-Mmmm! Así de gruesa me la imaginaba.
Sus enormes tetas me apretaban el pecho cuando la agarré de la cola y la atraje hacia mí. Mi lengua buscó la suya y danzamos. Mis manos en su espalda y mi boca buscando sus duros pezones, tiene una aureola color chocolate muy grande y sus pezones….duros y sensibles como en mis sueños. Acaricié sus protuberantes pecho y los recorrí con mi lengua. Estaba salada por el sudor, pero eso fue aún más excitante, bajé por su panza y levantando su faldita, corrí su tanguita negra con el dedo índice, y me comí su concha. Ella gimió y se arqueo, arranque la tanga y me comí su clitoris, lo devoré hasta que explotó de placer. Luego le chupete la cola a conciencia y le introduje tres dedos, uno en la cola y otros dos en la concha. A un ritmo comencé a penetrar la con mis dedos. Ella, empapada, loca, con la llema de sus dedos se masajeba el clitoris…volvió explotar..y me dice:
-vení, cojeme fuerte con tu pija gorda…

teen
A una dama no se la hace esperar y yo no quería esperar.
Su concha era magnífica, se sentía apretadita y como de terciopelo y muuuy mojada.
Me senté en el sillón y ella se sentó encima, comiéndose toda la verga con su hermosa concha. Hacía un movimiento como muscular que me apretaba aún más la pija…se sentía muy bien. Saltaba sobre mí y sus pechos seguían su ritmo enloquecedor. …acabé como un caballo.. y ella conmigo. No olvidó su mirada mezcla de (dolor?) Y gozo mientras me acababa la verga..yo no podía dejar de acabar, hacia tiempo que no gozaba tanto, espero disfrutes de todo el contenido en Mujeres calientes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *